Red Ecuestre

Enfermedad de la línea blanca

Indice de contenido

Comparte en redes sociales

Introducción.

La enfermedad de la línea blanca es la infección que se encuentra entre la muralla del casco y la suela, esta puede ser producida por hongos y algunas veces conjugada con bacterias, que terminan con la muralla del casco.

También se conoce como pie con semilla, pie hueco, aftas de pared, podredumbre de establo, entre otras.

Para entender correctamente el problema es necesario estar consientes de ciertos factores,  como la anatomía del casco del caballo y que el tipo de organismos que generan el problema, se desarrollan en ambientes cerrados (son anaeróbicos).

El tratamiento deberá ser coordinado entre el veterinario y el herrero para tener un resultado favorable. Generalmente, el pronóstico es bueno siempre y cuando se trate el problema a tiempo y adecuadamente.

Anatomía del casco, relacionada con la enfermedad de la línea blanca

El casco se divide en estructuras sensibles y no sensibles, la línea blanca o línea de sauco es la estructura que divide estas dos zonas y es una estructura no sensible, es el lugar donde se implantan los clavos. Anatómicamente, la disposición de esta, es de suma importancia en este padecimiento, ya que al generarse un daño aquí se pierde el lugar donde clavar la herradura, además de perder la continuidad de las estructuras exteriores y eliminar la protección que brinda la muralla del casco.

Etiología.

La causa de la enfermedad de la línea blanca no está bien definida, ya que se presenta en diferentes climas y bajo condiciones ambientales muy distintas, se puede presentar en regiones muy húmedas o en lugares secos o semidesérticos, lo que si es seguro es la presencia de hongos que se desarrollan en ambientes cerrados, una vez generada la presencia del hongo, también se pueden unir bacterias, produciendo una infección muy problemática para el caballo.

Otros factores que pueden detonar la presentación de este problema pueden ser; recortes inadecuados del casco, cantidad excesiva de trabajo, higiene deficiente o grietas en la muralla del casco.

Se ha llegado a pensar que los orificios de los clavos del herraje anterior, pueden ser la vía de entrada para los gérmenes que producen esta enfermedad, ya que estos organismos se encuentran de manera normal en los cascos de los caballos. Esta teoría podría tener cierto sentido, porque la presencia de la Enfermedad de la Línea Blanca se presenta principalmente en el área donde se introducen los clavos, hombros y cuartas partes del casco.

Otro factor puede ser una dieta poco adecuada para el caballo y curiosamente los dientes desequilibrados, correlación muy interesante entre dientes y casco, que recientemente ha generado muchos estudios y ahora se está sacando a la luz esta información.

Signología

Físicamente comienza a verse una separación en el área de la línea blanca, debilitando la muralla del casco, esto puede llegar a generar ruptura de la muralla e incluso cuarteaduras y cuartos de grandes dimensiones.

En casos ligeros el caballo no presenta claudicaciones (cojeras), pero en casos más avanzados vemos claudicaciones muy severas.

Los comentarios del herrero son muy importantes, ya que al momento de introducir los clavos se siente un espacio o muy blando o no existe el lugar donde generalmente se introducen los clavos (la línea blanca), se podría decir que no hay donde poner los clavos.

Al hacer percusión en el casco se siente como si fuera un espacio hueco, lo que indica que la zona de la línea blanca se ha perdido. Generalmente se percibe una muralla del casco polvorienta, en donde se debería encontrar una de las estructuras mas fuertes del casco.

El propietario podría notar que el caballo pierde las herraduras constantemente, ya que las herraduras no se encuentran bien unidas al casco al carecer de la zona donde se implanta la herradura.

Este padecimiento se puede encontrar en uno de los miembros o en los cuatro al mismo tiempo.

Tratamiento

Entre el veterinario y el herrero o herrador pueden determinar la gravedad del problema y así poder generar un protocolo de tratamiento.

En primer lugar, es necesario tratar las anormalidades del casco, por lo tanto, se deberá hacer la resección de la pared del casco afectado, eliminando el tejido comprometido. En algunos casos se puede retirar gran cantidad de muralla, pero hay que considerar que si no se retira no se podrá lograr la erradicación de los organismos que generan la infección y si se deja alguna parte de la zona infectada esta seguirá infectando a las zonas sanas.

Si se retira toda la zona afectada el crecimiento de la muralla después de retirarla, será sólido y limpio.

Después se recomienda el uso de sustancias que ayuden a eliminar los agentes patógenos, algunos herradores profesionales recomiendan, dióxido de cloro, formol o algún fungicida, sal marina o carbón activado, en lo personal el uso de merthiolate me ha funcionado bastante bien. Las cantidades y el tiempo que deberán aplicarse estos tratamientos, dependerán en gran medida de la cantidad de tejido afectado. La aplicación de estos productos se recomienda hasta estar seguros de que se ha eliminado totalmente el agente causal.

En algunos casos, los herreros realizan reconstrucción con acrílico en la muralla, de ser así, es importante no dejar ningún resto afectado, de lo contario la infección puede permanecer e incluso puede empeorar.

El uso de suplementos alimenticios, destinados a mejorar la calidad de los cascos, puede ser de mucha ayuda para la generación de casco de mejor calidad.

El tratamiento con medicamentos sistémicos es de gran utilidad, para este caso se recomienda consultar con el veterinario de confianza, para que él indique la mejor opción para cada caso.

Herraje recomendado.

Se puede aplicar una herradura normal para dar solidez, también se podría considerar el uso de una herradura de huevo, para retirar peso del área afectada, trasladar a la parte posterior del casco la carga de peso, liberando la parte afectada de la muralla.

Pronostico

Como se mencionó en el caso del tratamiento, el pronóstico dependerá de la cantidad de tejido afectado y la rapidez con la que se detecte y trate el problema, si se ve a tiempo y se trata correctamente, el pronóstico es muy bueno.

En el peor de los escenarios, si no se trata, puede complicarse con otros padecimientos y puede tener consecuencias fatales para el caballo.

El casco del caballo en condiciones normales tarda un promedio de 10 a 12 meses en crecer desde la corona hasta la pinza y los hombros y cuartas partes un promedio de seis a ocho meses, entonces si se retiró la mitad del casco, tardará un promedio de cinco a seis meses en volver a crecer en condiciones normales.

Prevención

Si bien el tratamiento de la Enfermedad de la Línea Blanca puede ser totalmente exitoso, haciendo un análisis de costos,  es mucho más económico implementar medidas preventivas, que tratamientos que implican un costo, merman el desempeño de los caballos y lo más lamentable producen incomodidad y en algunos casos dolor a nuestros caballos.

Higiene

Instalaciones. Es indispensable mantener las áreas en donde se estabula al caballo, en las mejores condiciones higiénicas posibles, ya que el exceso de estiércol, humedad, alimento, etc.  procura el ambiente ideal para la generación de problemas de salud.

Caballos. La limpieza constante de los cascos es una labor que se debe realizar para evitar la presencia de este y muchos otros padecimientos de los cascos de los caballos.

Buena alimentación. Una dieta bien balanceada, considerando las cantidades correctas de forrajes y concentrados, además de algunos suplementos que ayuden al correcto desarrollo de los cascos, son de gran ayuda para la prevención de padecimientos como este.

Medicina preventiva. Organizar con tu médico veterinario un calendario de medicina preventiva adecuado al área geográfica de residencia y aplicarlo adecuadamente, ayuda en gran medida a mantener a nuestros animales sanos.

Independientemente, pero importante, al relacionarse con este padecimiento, los cuidados odontológicos de tu caballo dentro de las medidas preventivas, para garantizar su salud.

Conclusión.

La Enfermedad de la Línea Blanca es un padecimiento silencioso que muchas veces pasa desapercibido hasta que el herrador no tiene donde implantar la herradura, el caballo comienza a presentar alguna claudicación por dolor o bien se detecta la pérdida de una gran parte de la muralla del casco, es ahí cuando nos damos cuenta de las dimensiones del problema.  Por lo que se recomienda implementar las medidas preventivas recomendadas y en caso de que se presente la correcta detección y tratamiento a tiempo. El cuidado bien fundamentado puede garantizar una vida larga y saludable de nuestros caballos.

Referencias bibliográficas.

1. O’Grady SE. White line disease—an update. Equine Vet Edu 2001;3:66–72.

 2. Moyer W. Hoof wall defects: chronic hoof wall separations and hoof wall cracks. In: O’Grady SE, ed. The veterinary clinics of North America, vol. 19:2. Philadelphia: W.B. Saunders, 2003;464–469.

3. Parks AH. Form and function of the equine foot. In: O’Grady SE, ed. The veterinary clinics of North America, vol. 19:2. Philadelphia: W.B. Saunders, 2003;296–298.

4. Turner TA. White line disease. Equine Vet Edu 1998;4:73– 76.

5. O’Grady SE. White line disease. J Equine Vet Sci 1997;17: 236–237.

6. Ball MA. How I treat “white line disease,” in Proceedings. North American Veterinary Conference 2000;113–114.

7. Kwano A, Yoshihara T, Takatoria K, et al. Onychomycosis in white line disease in horses: pathology, mycology and clinical features. Equine Vet 1998;26(Suppl):27–35.

8. Stashak TS, Hill C, Klimish, et al. Cracks. In: Stashak TS, ed. Adam’s lameness in horses, 5th ed. Philadelphia: Lippincott, Williams, and Wilkens, 2002;1113–1115.

9. O’Grady SE, Watson E. How to glue on therapeutic shoes, in Proceedings. 45th Annual American Association of Equine Practitioners Convention 1999;115–119.

10. Turner TA, Anderson BH. Use of antibiotic-impregnated hoof repair material for the treatment of hoof wall separation. A promising new treatment, in Proceedings. 42nd Annual American Association of Equine Practitioners Convention 1996;205–207.

11. O’Grady SE, Poupard DA. Proper physiologic horseshoeing. In: O’Grady SE, ed. The veterinary clinics of North America, vol. 19:2. Philadelphia: WB Saunders, 2003;333–351.

También se puede encontrar más información en diversos aportes de AAEP

Ve más artículos de interés en Red Ecuestre.

Resumen
Enfermedad de la línea blanca
Nombre del artículo
Enfermedad de la línea blanca
Descripción
La enfermedad de la línea blanca es la infección que puede ser producida por hongos y algunas veces conjugada con bacterias
Autor
Publisher Name
Red Ecuestre

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Primera fecha Circuito Los Azulejos

Comparte en redes sociales

Comparte en redes socialesEmpieza el Circuito Los Azulejos 2024, los días sábado 17 y domingo 18 de febrero, esta será una gran temporada para los

Read More »

Reunión y encajamiento

Comparte en redes sociales

Comparte en redes socialesContinuando con nuestras charlas y videos de, En el Paddock con Posada, en esta ocasión, Alberto Posada, nos presenta un excelente ejercicio,

Read More »